Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

/// Más ocio

más ocio, internet, tipografía

04 ene 2012

En defensa de Comic Sans

Xlarge_3487354e9189faf5bbf453bfcb51f41a

Si las tipografías fueran personas, Comic Sans sería ese tipo correcto, sencillo, garboso y jovial cuya personalidad está supeditada a caer bien a todo aquel que le mire. El inocente hasta rozar la frivolidad. El favorito de la gente que no se quiere complicar la vida. Un tipo, por tanto, profundamente desagradable.

Comics Sans no es una persona, pero el odio que suscita tampoco es digno de una tipografía. El consenso en la fiesta en la que no hace más que aparecer sin invitación que es el diseño gráfico de los últimos 18 años es que se trata de una tipografía odiosa por su ubicuidad, irritantemente amable y, en definitiva, la elección que nadie haría si tuviera un mínimo de conocimiento de causa. En 1999, cuando ya se había convertido en la tipografía genérica de colegios, zoos, museos y gobiernos de medio mundo (en qué momento decidió usarse para carteles estilo "No pasar" es uno de los grandes enigmas de nuestro tiempo), una pareja de diseñadores gráficos de Illinois (Estados Unidos), Dave y Holly Crumbs, creó la mítica página web Ban Comic Sans (Prohiban Comic Sans) después de que uno de sus jefes les obligara a usarla para la exposición en un museo infantil.

Acertaron de pleno con el sentimiento. Desde entonces, estas letras sin serifa han sido objeto de incontables blogs preñados de odio hacia ella y de bromas de gigantes como Google.

Hasta ahora.

Seguir leyendo

Más Ocio Navidad, dulce, navidad

Con Papá Noel y Los Reyes Magos ya a la vuelta de la esquina, también hay que dar la bienvenida a otro personaje clásico de las navidades, el Grinch. A veces se puede jugar la carta de la casualidad o el despiste, pero otras los regalos se eligen a mala conciencia... he aquí unos cuantos agasajos terroríficos por los que merecería la pena hacer colas y soportar aglomeraciones con tal de dar en las narices al "afortunado" que los reciba. No dejen de añadir sus aportaciones al final del post. La lista, podría ser infinita. Con mucho odio:

Seguir leyendo

Más ocio, libros

19 dic 2011

La era de la escritura (no) creativa

Kerouac

"La escritura lleva 50 años de retraso con respecto a la pintura", se lamentaba en 1959 el poeta y pintor estadounidense Brion Gysin. Igual se quedó corto. Él se refería a que desde el Impresionismo, la vanguardia había devenido en norma en la pintura, mientras que en la literatura la cosa había divergido en dos líneas paralelas: la experimentación por un lado y lo normal, lo probado, lo consagrado tanto en formas como en contenidos, por el otro. Pero el asunto tenía visos de ir más allá. Por poner un ejemplo práctico, ¿hace cuántos años se ve en los museos a pintores aficionados copiando la obra de los maestros, ya sea para vender una copia exacta del original como, en plan más abstracto, vender el proceso de penetrar en la mente de un genio fallecido hace años? Si un escritor hiciera exactamente esto, volver a escribir un clásico palabra por palabra, antes de causar un predecible infarto generalizado en la sede de la SGAE, ¿encontraría a quien venderle el texto?

Un chaval estadounidense llamado Simon Morris sí lo consiguió. Él prefirió ignorar el clásico consejo que se da en los talleres literarios (escribir una historia "en el estilo de" un autor famoso) y ofrecer un estudio mucho más genuino y completo de su autor de referencia: re-escribió En el camino (u On the road, como ha sobrevivido en la cultura popular) en un blog titulado Getting on Jack Kerouac's Head (Penetrando la mente de Jack Kerouac) a la razón de una página diaria, entre mayo de 2008 y marzo de 2009. Como en los blogs las entradas más recientes aparecen antes que las más viejas, el libro queda al revés: empieza por la última página y sigue así hasta llegar a la primera. Como un viaje del libro de las Revelaciones al Génesis. El texto, tal cual está en el blog, se imprimió y publicó en un libro el año pasado. Sin haber escrito ni una palabra original, Simon Morris se había convertido en autor.

No es el único. Otros súbitos autores de la reiteración comprenden a los que plasmaron una edición en papel del New York Times en un libro de 900 páginas; los que crean poemas con las palabras que encontraron en un directorio de centros comerciales; los que sacan mensajes de redes sociales y les asignan nombres de escritores muertos ("Mark Twain tiene una entrevista de trabajo mañana. Deseadme suerte!") en una especie de celebración de lo mundano que se actualiza solo y nunca termina; y el ya decano movimiento Flarf, que destila las búsquedas de Google más ridículas y ofensivas.

Estamos viviendo, en definitiva, en la era de la última tendencia de a poesía conceptual. La era de la escritura no creativa.

Seguir leyendo

Más Ocio, música, fotografía

The-horrorsinstagram
The Horrors, en una fotografía analógica de Neil Krug.

Como cada mes de diciembre, toca armarse de paciencia para afrontar la recurrente avalancha de listas de lo mejor del año. Por mucho que Azealia Banks rompa pistas, The Black Keys estén inmersos en un apabullante sprint final de temazos y a Lana del Rey no haya quien le arrebate el galardón de 'impensable vuelta de tuerca de la musa indie' (¿silicone indie?), el auténtico fenómeno es otro. Ni artistas, ni productores; los programadores (informáticos) pinchan y cortan.

Hablamos de Instagram, claro, la aplicación gratuita para iPhone que ha copado todo lo que nos rodea de filtros vintage, recuadros desenfocados y transiciones como de película quemada. Los videoclips no podían quedarse al margen de la über tendecia juvenil y así han ido sumándose a una interminable lista de referencias más o menos explícitas a lo largo de todo el año: Grown Ocean de Fleet Foxes, Honey Bunny de Girls, Bad Feeling de Veronica Falls, It’s Real de Real Estate y el mismo Video Games de Lana del Rey son sólo algunos ejemplos. The Horrors firman el homenaje más obsceno (por obvio) con la portada y las fotos promocionales (analógicas y firmadas por Neil Krugde su álbum Skying. Casualmente, uno de sus miembros, Tomethy Furse, parece todo un usuario compulsivo de la app, y sus instantáneas son publicadas automáticamente en la web y en el Twitter oficial del grupo.

 

Seguir leyendo

Más ocio, curiosidades

12 dic 2011

Peligro, famosos en el avión

Aterrizacomopuedas

La relación entre aviación comercial y celebridad es larga y llena de turbulencias, como una cena con los suegros o una rueda de prensa de Mourinho (a éste no lo pongo en negrita, me lo prohíbe mi religión).  Y es que, por norma general, a las celebridades no les gusta que les digan lo que tienen que hacer, y hoy no existe lugar en el mundo en el que más órdenes reciba uno que al embarcar en un vuelo comercial. A Jonathan Rhys Myers le vetaron en United Airlines por beber y perder el control –cuando se negó a engordar en Los Tudor, a ningún productor se le ocurrió echarlo-, Naomi Campbell salió de un vuelo de British Airways esposada tras haber insultado a la tripulación y escupido a un policía y Melendi se puso tonto en un vuelo a México programado en horario nocturno y el avión tuvo que volver a Barajas antes de que los bares cerraran. Recientemente, a Whitney Houston le dio un ataque de ‘diva’ y se negó a abrocharse el cinturón de seguridad, forzando a la azafata a realizar tan complicada operación por ella. Gerard Depardieu quería orinar y, ante la imposibilidad de hacerlo en el lavabo de la aeronave, operó dentro de una botella de agua en medio del pasillo. He aquí otros ejemplos de desencuentros recientes entre estrellas y aviación comercial. Se confirman sus sospechas: este es un texto de alto valor intelectual.

Seguir leyendo

libros, internet

Coverstw530

La que prometía ser una red social con mensajes cortos (de no más de 140 caracteres) ha derivado en un fenómeno de masas cuya influencia interesa y provoca debate hasta en elecciones generales. No hay sector en el que el pajarito azul de Twitter no tenga algo que piar. Incluso en el viejo y olvidado papel (refugio de unos pocos nostálgicos) están aterrizando los frescos y agudos caracteres digitales. Estas son algunas de las novedades y antigüedades editoriales con ganas de hacerse un trending topic de ventas.

1. Twitterature (The World's Greatest Books Retold Through Twitter). Alexander Aciman y Emmet Rensin, dos alumnos de primer año de la universidad de Chicago, resumen las grandes obras de la literatura mundial en no más de 20 tuits. Así empieza, por ejemplo, Jane Eyre: "I Wish my parents had died impressively. Like Harry Potter; that kid's got one hell of an orphan story" (desearía que mis padres se hubieran muerto de un modo impresionante. Como en Harry Potter; ese chico sí que tiene una buena historia como huérfano). Una polémica con retranca que se sube al carro del fenómeno tuit.

2. Twittergrafía. Mario Tascón y Mar Abad analizan cómo escribe la gente en esta red social, una suerte de plaza pública en la que no se necesita más que un tuit desafortunado para caer en la peor de las humillaciones. Quizá con la intención de evitar convertirnos en un #bisbalfacts de la noche a la mañana ofrecen sugerencias para escribir adecuadamente. Esta fue la respuesta de Mar Abad al preguntarle por qué decidieron trasladar al papel un modo de escribir nativo digital: "Escribimos Twittergrafía en papel porque nos parecía interesante hacer una reflexión sobre todo lo que habíamos aprendido de Twitter en un libro. En la red social, bajo la etiqueta #Twittergrafía, seguimos hablando de nuevos usos del lenguaje, de sus formas artísticas y de historias relacionadas con Twitter".

3. Mundo Twitter. Una guía para comprender y dominar la plataforma que cambió la red. José Luis Orihuela es profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y autor (desde 2002) de eCuaderno. Él mismo explica sus intenciones en el prólogo: "Algo tiene Twitter cuando los que están fuera no saben cómo entrar y los que están dentro no saben cómo salir. Éste es un libro para ayudarles". Lo mismo sirve para entrar en el universo azul que para convertirse en un experto tuitero.

4. Twitter para dummies. Javier Guembe es el responsable del enésimo libro para dummies que llega al mercado hispano (en el inglés ya han lanzado el específico de marketing para twitter). Su objetivo es ayudar a conocer un poco mejor la herramienta a todo el mundo (así, en general). Los patosos tecnófobos y los tuitstars galácticos deberían encontrar algún punto de confluencia entre estas páginas. Además, hay una cuenta creada específicamente para dar continuidad digital a la obra: @twparadummies.

5. The World according to Twitter. El periodista David Pogue (columnista tecnológico del New York Times) consultó a su timeline (tiene más de medio millón de seguidores) sobre las materias más peregrinas. Breves ejemplos: ¿Cual es tu mayor arrepentimiento?, ¿Cual es tu historia con la numerología? o Invéntate un rumor de Internet que parezca lo suficientemente real como para creerlo. El resultado es una obra coral, ágil y llena de humor en la que no falta tiempo para asombrarse ante el fenómeno en el que la plataforma de microblogging ha derivado. Todos y cada uno de los tuiteros que dejan respuestas están debidamente acreditados al final de la obra.

Más ocio, deportes, snowboard

30 nov 2011

Travis Rice, el 'snowboard' icónico

Rice

“Travis, what's your phone number?”. El grito sonaba en toda la plaza de Callao, en Madrid, en torno a las 21.15 horas. Quien se desgañitaba de esa manera era un veinteañero disfrazado de colegiala deportiva, con falda corta, medias de fútbol, pechos de mentira y peluca rubia. Estaba junto a otros colegas, que alzaban una pancarta en la que alababan a ese tal Travis Rice como si fuera una estrella de rock. ¿Y quién es en realidad? Pues se trata de un tipo de 29 años, rubio de ojos azules, natural de Wyoming (Estados Unidos), y que está considerado el mejor snowboarder del mundo. Presentaba en Madrid The Art of Flight, una película que ahora se encuentra en pleno tour por Europa y en la que se muestra a Travis Rice y su trupe de amigos bajando las montañas más impresionantes, enseñando sus trucos, derrapando e incluso provocando avalanchas.

Seguir leyendo

Arte, ciencia

29 nov 2011

Viajes al otro mundo

LC3 2

En este caso, no se trata de releer a Lovecraft, sino de entrar en el (muy) particular universo del artista Jan Torpus. Estrella naciente de la Realidad Aumentada, este investigador suizo propone con lifeClipper3 la integración de nuestro entorno con su rico mundo imaginario.

El grupo de chavales con sus patinetes observa con mal disimulada curiosidad y ríe por lo bajini, con discreción suiza. Frente a ellos, un pobre periodista avanza vacilante, con los andares de un robot con varias copas de más. Nos encontramos en el Sankt Johann Park de Basilea, donde el confuso cronista está viviendo en carne propia la experiencia de lifeClipper3.

Seguir leyendo

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal