Música, promesas para 2012

02 ene 2012

Azealia Banks, una promesa para 2012

Azealia

Cuando A$AP Rocky empezó a generar ruido de fondo en la escena hip hop hace un par de meses, hasta la eclosión final de su celebridad con el lanzamiento de la mixtape LIVELOVEA$AP, uno de los motivos que despertaron más curiosidad e interés de su discurso era la deslocalización deliberada de su sonido. Nacido y criado en Harlem, una de las zonas calientes del rap neoyorquino, A$AP se desvinculaba de sus orígenes y su radio de acción, toda una herejía si te dedicas a esto en la Gran Manzana, para hacer públicas unas canciones que contenían influencias e ideas cruzadas de desconcertante eclecticismo y variedad. Para algunos simplemente se trataba de una anomalía, pero para otros era el ejemplo más explícito posible sobre la definitiva globalización sonora y también conceptual del género en Estados Unidos. Y es que en paralelo a su irrupción e inmediata propagación mediática, los cazadores de nuevos talentos y rastreadores incansables de diamantes en bruto ya tenían un segundo as en la manga para refrendar este cambio de tendencia: Azealia Banks. 20 años. ¿Dónde? Harlem, cómo no. Qué, les va sonando, ¿no?

Una de las grandes aportaciones de Internet es que ya no es necesario esperar a que un artista publique un primer single para situarse en el ojo público. Basta un vídeo en Youtube, alguna canción en Myspace o en Soundcloud y una actividad constante en Twitter o Facebook para disponer de más currículo, entradas en blogs y webs y seguimiento que muchos grupos con un álbum editado. Azealia Banks hace cuatro días que está negociando su primer contrato con una multinacional, no tiene ni un solo single oficial publicado y está en una edad en que la idea de un futuro brillante en la música tiene más apariencia de sueño que de realidad al alcance de la mano. Pero nada de eso ha impedido que desde hace unas semanas su nombre esté en boca de todos y que nadie ponga objeción alguna en señalarla como una de las grandes promesas de 2012. No hace falta tener las dotes adivinatorias de Sandro Rey ni haber cursado un master en Harvard para sumarse a esta corriente de opinión: basta escuchar 212, la canción con la que se ha dado a conocer masivamente y con la que los medios de todo el globo, del NME a Pitchfork, se han entregado a la causa, para entender que aquí tenemos algo.

 

Más allá de su breve pero indicativo currículo –estudios en LaGuardia High School y alguna aparición  en musicales–, que viene a refrendar la sensación de que Azealia ha tenido claro desde el principio que lo suyo eran los escenarios, si algo llama la atención de su escasa aportación hasta la fecha es la frescura y el descaro de su discurso, que entronca también con esa idea libre y descontextualizada geográficamente que ya se veía en su vecino A$AP Rocky. Como si fuera una versión rejuvenecida de Missy Elliott a la que se le han sumado también influencias de Nicki Minaj, M.I.A., Lil Kim o Santigold, la niña no se corta un pelo: canta y rapea con la misma facilidad y explosividad, como si no distinguiera un registro del otro, es tan capaz de aguantar el empuje de bases electro-house –212– como de deslizarse por encima de samples de Pete Bjorn and JohnThe chill$– o versionar con pausa y temple a InterpolSlow hands–, y siempre transmitiendo la sensación de que quien se lo está pasando mejor es ella misma, casi como si esto fuera un juego para pasar el rato sin mayor importancia ni presión de futuro.

 

 

Su apuesta no es nueva, ya hace años que algunas divas rompieron las barreras entre el rap, el pop y el R&B y añadieron letras sexualmente desacomplejadas a sus grabaciones, pero en estas cuatro o cinco canciones contadas que nos ha regalado hasta ahora –la última de ellas, Liquorice, versión rapeada del hit raver Pineapple crush de Lone– sobresale la idea de que estamos ante una artista excitante que captura su momento con extrema facilidad y fluidez. Así a primera vista, y a la espera de sus próximos movimientos, uno no siente que se esté forzando la máquina ni prefabricando el concepto, sino más bien que es su naturalidad y espontaneidad la clave de su éxito anticipado. Su apuesta por un sonido urbano pero global, sin ataduras ni restricciones de ningún tipo o clase, suena creíble, y ese es uno de los grandes alicientes de su inminente futuro.

 

Tras ser tentada por el sello XL Recordings y establecer diálogo con varias multinacionales, una de las cuales ya la tendría atada, aunque sigue sin trascender el nombre, Azealia arrancará el año inmersa en la grabación de su debut. Será en Londres y con la ayuda de Paul Epworth, productor de Adele, Friendly Fires, Bloc Party o Florence + The Machine, entre otros, y se intuye que pieza de vital importancia en la confección sonora de una puesta de largo que ya tiene overbooking de expectativas. Y mientras, ella, ajena a la presión y la responsabilidad de satisfacerlas, se limita a sonreír y escupir rimas y estribillos irresistibles.   

 

Hay 14 Comentarios

Para cuando lo nuevo de Easily Misread?

Diossss!! esta mujer es puro sexo!!!

Luego te ofenderás, Dank, pero que tras vomitar "esta tipica furcia bailonga no creo que sea muy distinto, ni me voy a molestar en escucharla" la gente piense, o incluso diga, que eres un troglodita, ya sea por tus prejuicios (y no me refiero a los musicales) o por tu (supuesto) intelecto, no sólo es normal, sino prácticamente la única opción que dejas.


Lo verdaderamente intrigante es qué empujará a ciertas personas a hacer público su ánimo de juzgar (y condenar, habitualmente) privándose intencionadamente de cualquier elemento de juicio. Es casi como colgarse del cuello un letrero que diga "sí, soy un necio, ¿y qué?" Da ganas de responder "¡ni me lo preguntaba, ni me sorprende, ni me importa!"

212 es un temazo!!! Sobre todo el final de la cancion! Imagino que los que la critican no habran escuchado mas de veinte segundos! Criticar por criticar, vamos!

Con la filosofia de: "Una de las grandes aportaciones de Internet es que ya no es necesario esperar a que un artista publique un primer single para situarse en el ojo público." asi va la música...
Mierda y basura sonando por todos lados, y esta tipica furcia bailonga no creo que sea muy distinto, ni me voy a molestar en escucharla, ya me la intentaran vender por todos lados como la gran promesa y la gran revelacion.

Cuanta razon que tienes viejo. Como me gusta y MUCHO la cancion sere un deficiente mental y pandillero asqueroso, asi que no me importara dar unos cuantos balazos. Grande Azealia!! AMs gente que innova y menos gentuza que se pasa el dia tumbado en el sofa criticando

pffffffffffffffffffffffffffffffffffff Tendrá un cuerpazo pero su "música" es una castaña como un piano... Ese ritmo rápido y maquinero para pokeros con piercings en la cara y demás...

una basura

N i siquiera he oído enteras las canciones, pero a la vista de algunos comentarios, solo puedo decir:

"cuanto gilipollas, y qué pocas balas"

Su estilo es horrible, música para pandilleros o personas con familias desestructuradas. Por otra parte, a la tal Azelia me la follaría gustoso.

misica pa deficientes, con la cabeza muerta y pervertidos del culo

La canción es horrible, digan lo que digan, aunque eso sí, muy bien grabada y mezclada. Al César lo que es del César.

muy buena yeah

212 ha sido el jitazo de noche vieja

Siento envidia del sillín de la bici.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal