Música, Entrevista

07 dic 2011

Megafaun, los (antiguos) amigos de Bon Iver

 Megafaun-Courtyard-SaraPadgett-300_LORES

La vida tiene estas cosas: montas un grupo y ni caso; se disuelve el grupo y uno de sus componentes es mundialmente celebrado, y gracias a eso, el resto de sus excompañeros comienza a recibir atención. A grandes rasgos, esa es la historia de Megafaun, al menos la historia reciente. Los hermanos Brad y Phil Cook crearon este grupo tras la ruptura de De Yarmond Edison, pero el mundo empezó a prestar atención en serio solo cuando se supo que habían sido socios de Justin Vernon, alias Bon Iver. Su tercer álbum, Megafaun (Crammed / Karonte) aporta una vuelta de tuerca al americana: a veces suena como si a los Fleet Foxes los hubiera abducido un ovni y a veces suena como si ese ovni lo pilotaran los Byrds. Las abstracciones de antaño han dejado paso a las canciones, que absorben el calor sureño de Carolina del Norte, estado en el que se establecieron hace tiempo. Coincidiendo con el anuncio de una gira española que les llevará en febrero por Santander (día 19 Café de las Artes), Zaragoza (día 20, La Lata de Bombillas), Barcelona (día 21, Sidecar), Valencia (día 22, El Loco)  y Madrid (día 23, Mody Dick), el percusionista Joe Westerlund compartió algunos datos más sobre Megafaun.

 

¿En qué momento se forma Megafaun?

Se puede decir que en 1996, cuando conocí a Phil y Brad en un concierto de jazz del instituto. Nos hicimos amigos enseguida gracias a nuestro enorme interés de muchas clases de música distintas. Empezamos tocando en un grupo con siete amigos más y desde entonces hemos tenido diferentes formaciones. Pero no fue hasta 2006 que nos quedamos los tres solos, empezamos a escribir nuestras propias canciones y nos pusimos el nombre de Megafaun.

El nombre hace referencias a las grandes especies animales de la prehistoria.

Nos pareció que reflejaba nuestras dos vertientes, la que nos hace sonar como un grupo más corriente y la otra, la que es más vaga. Hay muchas referencias estilísticas obvias en lo que hacemos pero al mismo tiempo estamos intentando dar con algo nuevo usando todas esas viejas estructuras, así que el nombre nos describía bien.

¿Titular el tercer álbum del grupo únicamente con el nombre del grupo debe tomarse como una declaración de intenciones?

¡Por supuesto! Nos resistimos a ello durante cuatro meses, hasta que tuvimos que aceptar que no había otra manera de llamarlo. Pusimos mucho énfasis en explorar la personalidad de cada canción y sus posibilidades en este álbum. También nos concedimos más responsabilidad por separado a la hora de componer. Con cada nueva sesión de grabación nos sentíamos más seguros y también más expuestos musical y emocionalmente. Finalmente decidimos que la mejor manera de presentar este disco era hacerlo con la mayor claridad posible, de ahí la simpleza de la portada y el título.

 

¿Cuál es vuestra prioridad artística?

Evolucionar musicalmente. La evolución es algo que en nuestro caso llega de muchas maneras y en distintas cantidades. Nuestro último gran reto ha sido lograr la claridad y la concisión en lo literario y en lo musical. Tendemos mucho a la improvisación y nos gusta alargar las canciones en directo, y eso en sí mismo ya es otro reto. Pero para poder seguir evolucionando como grupo, tu enfoque ha de fluctuar por otros sonidos. Ahora improvisamos menos y nos centramos más en la composición, hasta que descubramos cuál será el siguiente reto.

Antes de Megafaun eráis arreglistas, ahora sois también compositores. ¿Ha sido fácil llegar a esa nueva faceta?

Nos ha costado. Al principio las letras eran la parte más difícil, nos daba mucha vergüenza escribirlas. También hemos aprendido a editar y a quitar capas para que se pueda ver el núcleo de una idea. Una de las características que nos hace ser un grupo distinto es la abundancia de estilos y estructuras que nos interesan. Ahora sabemos darle a cada idea su propio espacio sin forzarla a que siga varias direcciones a la vez.

Muchos de los mejores discos de 2011 están grabados por grupos de rock contemporáneos que mezclan lo tradicional con lo moderno: Low, My Morning Jacket, Wilco, Bon Iver... ¿Es solo una coincidencia o es el reflejo de que algo está ocurriendo?

Ni idea. Me gustan mucho algunos de los nombres que mencionas pero no los conozco personalmente. Creo que somos parte de una escena musical porque vamos de gira con unos grupos determinados. Y eso siempre te inspira, y también propicia que haya una sana competencia porque cuando escuchas lo que hacen, intentas superarte e ir más allá. Respecto a lo tradicional, todos los grupos siguen algún tipo de tradición y respecto al éxito de estas bandas, no sé muy bien a qué se debe. Quizá el público puede reconocer su originalidad porque ésta va asociada a unos elementos muy familiares, y hace del contraste entre ambas una cualidad.

Buscando información sobre el grupo he visto que la etiqueta “folk” os persigue. ¿Os veis como un grupo folk?

Esa palabra significa muchas cosas para nosotros, pero como concepto más que como estilo, como algo que define una experiencia compartida por mucha gente. Intentamos ofrecerle al público un directo que sea algo más que cuatro tíos en el escenario tocando su nuevo disco. Animamos a que haya participación, aceptamos peticiones y fomentamos la interacción espontánea con la gente. En lo que a estilo musical se refiere, no me importa si nos califican como grupo folk, aunque nosotros desde luego nosotros no nos denominamos así porque sería confundir a la gente. Por ejemplo, estoy seguro de que no elegirías nuestro disco si te dijera que me apetece escuchar algo de folk ahora mismo.

 

¿Por qué se acabó De Yarmond Edison?

Para que sus componentes pudiéramos crear los grupos en los que estamos destinados a pasar nuestras vidas.

¿Os apetece trabajar en algún proyecto con Justin Vernon?

Queremos editar el concierto de un proyecto llamado Sound of the South, que fue fruto de una colaboración con un grupo de jazz de Richmond llamado Fight The Big Bull. Fue un momento cumbre para todos los involucrados y algo que seguiremos haciendo y desarrollando. Es la más clara expresión del interés de ambas bandas por el folk del sur de los Estados Unidos. En ese proyecto estuvo involucrado Justin, les escribimos unos fantásticos arreglos vocales con la fantástica Sharon Van Etten.

 

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

COMENTARIOS

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal