Deportes, viajes

14 nov 2011

Tokio, una maratón para renacer

2
© TOKYO MARATHON

Correr es en Japón una actividad cotidiana capaz de combatir el estrés y fomentar las relaciones sociales entre una población alienada por el trabajo. Ha contribuido también el elogio que hace a este deporte un ídolo nacional como Haruki Murakami en varios de sus escritos. En apenas cinco ediciones, el Maratón de Tokio ha sabido aprovechar y potenciar el fenómeno. Más de 2,1 millones de personas salieron a la calle para animar a los 36.000 corredores que participaron en la convocatoria en febrero. Ocurría dos semanas antes de que la tierra temblara como nunca antes se había registrado en el país.

La Maratón de Tokio 2012 es por eso la cita deportiva más importante para Japón desde el desastre. El próximo 26 de febrero, bajo el lema The day we unite (El día que nos unimos), la Tokyo Marathon Foundation y las autoridades locales convocan una cita con manifiesta carga simbólica. Yokoso, bienvenido en japonés, será la palabra más pronunciada.Una invitación al resto del planeta a comprobar, por su propio pie y con sus propios ojos, que el espíritu de lucha nipón se mantiene intacto en la ciudad que compite con Madrid por convertirse en sede de los Juegos de 2020.

Ginza_0677

© TOKYO MARATHON

Las instituciones públicas japonesas, obsesionadas con atraer al visitante perdido en los últimos meses, han afianzado la alianza con esta iniciativa privada para lograr un objetivo común: despertar la atención internacional que regrese a su vez el turismo a las islas y que consagre definitivamente al evento deportivo. Hasta ahora esta unión había conseguido el pequeño milagro de paralizar durante un día al año el tráfico de una ciudad de 13 millones de habitantes que tiende a la histeria, en su permanente caos sonoro, lumínico y peatonal. Han logrado así convertir una actividad deportiva de ADN meramente occidental en un fenómeno social en el país asiático. Pero desde hace tiempo sus responsables saben que el fervor local ya no era suficiente para alcanzar el olimpo de las grandes citas maratonianas de Nueva York, Berlín, Londres, Boston o Chicago. Y entonces es cuando llegó el terror post-Fukushima.

A las consecuencias internas del terremoto, que provocó cientos de muertes y desapariciones y el mayor accidente nuclear desde Chernóbil, se le sumó casi de inmediato el miedo del resto del planeta a pisar el país.
Durante el primer trimestre de 2011 el turismo en Japón aumentaba un diez por ciento con respecto al año anterior, pero tras la tragedia la afluencia de visitas dio un cambio drástico hacia un balance negativo. Un 73 por ciento menos de personas llegaron durante el mes de abril con respecto a los recibidos un año antes, explica Hiroshi Mizohata, comisionado de la Japan Tourism Agency, desde su despacho en el ministerio de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo.

Ese clamoroso descenso de turistas ha ido amainando gradualmente, en parte por la labor promocional de Mizohata, quien ha invitado a celebridades como Justin Bieber o Lady Gaga al país y los ha convertido en embajadores mediáticos. El pasado septiembre Japón perdió “tan solo” un 25 por ciento de visitas. Ese boca-oreja masivo que parece estar funcionando a la agencia de turismo japonesa espera culminar con la atención mundial de la maratón del 26 de febrero.

 

 


El número de solicitudes es 9,6 veces mayor que el de plazas disponibles. El director de la carrera japonesa, Tad Hayano, considera que este éxito de convocatoria se debe a que han sabido acercar a la gente corriente un acontecimiento que hasta ahora se relacionaba con la élite deportiva. Han hecho saber que la gesta está al alcance de todos. La línea de meta estará abierta durante siete horas. “Si alguno de los participantes desea hacer el recorrido andando a un ritmo rápido podrá completarlo dentro del tiempo establecido”, anuncia su director de marketing, Akira Shirai, desde las oficinas del Gobierno Metropolitano de Tokio, el lugar que marcará el inicio de la competición.

Tan en serio se han tomado democratizar la prueba que han puesto al sexagenario Eriko Harada, presidente de su principal patrocinador -McDonald’s Japón-, a correr en la próxima edición. Para Harada, quien asegura estar ya entrenando, además de un asunto empresarial también se trata de preservar el orgullo patrio: “Necesitamos mostrar al resto del mundo que podemos restaurar la normalidad en nuestro país”, apunta.

 

Japan_tokyo_tower_earthquake_bent

La Torre de Tokio es otro de los puntos por el que pasará Harada junto al resto de participantes de la carrera. Esta hermana melliza de la parisina Torre Eiffel se creó en 1958, después de la ocupación norteamericana tras la II Guerra Mundial, para unificar en un solo punto la distribución de la señal analógica de televisión. Desde el terremoto del 11 de marzo este símbolo de estoicidad luce su punta torcida, pero nadie ha querido reparar esas secuelas, para demostrar que la vida sigue a pesar de ellas. Unos quince kilómetros más tarde, el corredor de la maratón se topará con los 634 metros de su sucesora. La nueva torre de comunicaciones de la ciudad, la Tokyo Sky Tree, estará casi terminada para entonces, adaptada al mundo digital y al futuro de la capital.

 

449px-Tokyo_sky_tree


Edison Peña, uno de los 33 hombres atrapados en la mina San José en Chile, se volcó en su afición al deporte tras el fin de su cautiverio y es otro de los corredores “ilustres” de esta maratón, como lo será el atleta etíope Haile Gebrselassie, reciente Premio Príncipe de Asturias del deporte, quien espera de esta carrera su clasificación para los juegos olímpicos de Londres.

Con las instituciones y el apoyo mediático y popular de su lado, la Tokyo Marathon Foundation tiene en su programa solidario a su punto débil. Los 73 millones de yenes recaudados en su última edición –cerca de 750.000 euros- no parecen suficientes para lograr un reconocimiento social comparable al de sus homólogos occidentales. “No hay cultura de solidaridad económica en Asia, es algo que deberíamos aprender”, se justifica su director de marketing, Akira Shirai. Para ello buscan a corredores solidarios fuera de sus fronteras hasta llegar a cubrir las 3.000 plazas reservadas a su Charity Run, que destinará la mitad de su recaudación a la recuperación del país y el resto a sus programas sociales y medioambientales habituales.

Hay 3 Comentarios

gran iniciativa! me gustaría saber si existe la oportunidad de apuntarse para participar en la maratón. vivo en España pero no me importaría visitar Japón aunque fuera por una semana para participar en tal acontecimiento.

Este año he ido a Estocolmo y Nueva York (a hacer las maratones), muy tranquilito, a mi ritmo... me encanta el ambiente, toda la gente corriendo como si fuera una fiesta y animando. No me acaba de encajar una maratón igual de festiva sabiendo como es el carácter de los japoneses... pero quiero probarlo. Igual dentro de 2.
Todos los secretos para seducir mujeres haciendo click sobre mi firma.

Está claro que cuando los japoneses se proponen algo lo consiguen con creces. http://unmundocultura.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal