Ruben Östlund, Play, L'apollonide, Bertrand Bonello

20 nov 2011

Gijón: mis terrores cotidianos

Gijon

Día ajetreado ayer en Gijón con un buen número de citas cinéfilas y resultados desiguales. Para empezar la mañana se proyectó Play, un aterrador retrato de la sociedad sueca (extrapolable a cualquier otra) con base en la crónica de sucesos: una serie de niños de 12 a 14 años se dedicaron entre 2006 y 2008 a robar a otros niños. La cosa se repitió más de 60 veces hasta que la policía de Goteborg tumbó el entramado. Estos atracos, sin rastro de violencia física, y sustentados en la presión psíquica sobre la víctima le sirven al director Ruben Östlund (en la foto) para trazar un relato tensado como la cuerda de un piano donde toda la intimidación se dirime en terrenos poco habituales, más relacionados con la cultura del miedo y sus consecuencias que con la agresión pura y dura. Play no abusa de estos elementos y en cierto modo se limita a la observación de un hecho que escandalizó a los suecos hace poco menos de tres años sin tratar de pontificar o sacar conclusiones. Posiblemente ahí resida la auténtica fuerza del relato: la certeza de que estamos cerca –demasiado cerca- del caos y de que éste empieza por el eslabón más débil, el que integran todos los que crecen en un mundo donde los valores habituales han sido sustituidos por la ley del más fuerte.

 

Después del subidón de Play el bajonazo de L’Apollonide, una plúmbea mirada al universo de la prostitución que tiene mucho de bodegón barato y poco de corazón y músculo. El director Bertrand Bonello (aquel señor que en 2001 tuvo sus 15 minutos de gloria con Le pornographer) pretende contar la historia de un prostíbulo de lujo, con pantera de nombre dudoso (Vuitton) y champán a tutiplén, donde la decadencia está llegando a su plenitud. La madame, una señora viuda y con dos retoños, vive acosada por las deudas, y las señoritas de compañía no tienen muy claro que va a pasar con sus puestos de trabajo. El –presunto- desencadenante de la acción es la agresión a una de las prostitutas y su posterior reclusión (física y psicológica) entre las paredes del burdel. En realidad es la chispa de un mechero que se ha quedado sin gas: Bonello tira de lo que haga falta para llevar su relato a las dos horas y llena el metraje de lugares comunes, jovencitas ligeras de ropa, burgueses aburridos, viejos verdes y amores imposibles. Por atreverse se atreve hasta con la pantalla partida (sin venir a cuento, por supuesto) y ni por esas es capaz de llevar al espectador por otra senda que no sea la del aburrimiento. Su actividad contemplativa se estrella ante la indefinición de los personajes, monigotes privados de personalidad que parecen más protagonistas de un –mal- culebrón que las protagonistas de una película que quiere ser (o eso parece) un fresco sobre ese momento de vértigo que precede al desastre. No hay en L’apollonide ni un gramo de sustancia, solo un vacuo intento de escandalizar que no convencerá ni a los cinéfilos más piadosos.

 

Por la tarde pudo verse la estupenda Attack the block, una de las películas del año en el Reino Unido. La firma Joe Cornish, un miembro de la generación británica encabezada por Edgar Wright y Stephen Mofatt (de hecho los tres firman el guión de Tintín) llamada a colonizar Hollywood. El filme aprovecha una invasión alienígena para –con grandes dosis de cachondeo- soltar unas cuantas bofetadas a derecha e izquierda y reflexionar sobre la articulación del barrio, esa entidad que en ciudades como Londres parece tener vida propia y reglas distintas. El buen humor (y la mala baba) de la obra de Cornish gustó mucho en Gijón, un festival donde encaja a la perfección.

Para culminar el día (con gran entrada en las salas y una oferta esplendida) los más inquietos pudieron repetir el programa doble que ya pudo verse hace apenas unas semanas en el Festival de Sitges: el corto Trumpet, de la realizadora menorquina Anna Petrus y Amanecidos, firmada a cuatro manos por Yonai Boix y Pol Aregall.

Trumpet es un magnífico ejemplo de concreción cinematográfica, una preciosa reflexión sobre la soledad que se arma a partir de una estructura casi minimalista y que sin embargo es capaz de llegar a emocionar jugando sin cartas marcadas. Petrus se mueve como pez en el agua en un universo muy pequeño y sin embargo universal: el que tejemos con aquello que amamos.

 

Hay 7 Comentarios

Pues comparar l´apollonide con attack the block no tiene para mi ningún sentido...menos mal que por lo menos entendiste play...

L'apolllonide es una de las películas más falsa, más pretenciosa, más irritante y más aburrida que he tenido la desgracia de sufrir en mucho tiempo.

¿L'Apollonide, "escandalizar"? Para nada. Bonello firma una obra maestra, una película hipnótica y bella, con secuencias de una crudeza terrible. Un retrato lúcido e implacable del mundo de la prostitución, dónde no hay salida, sólo miedos, sufrimiento y desencanto. O brutalidad, como en el rostro de "la mujer que ríe". Sin duda, junto con "Take Shelter" y "Attack the block", lo mejor de Gijón hasta hoy.

Apollonide no convencerá ni a los cinéfilos mas piadosos?
Pero quien se ha creido que este recién nacido para juzgar lo que a otros les gustará o no?
Qué poca idea tienes de cine Toni Garcia, y cuanto te crees que sabes. Una pena de crítico para un periódico que cada vez es mas desastroso.

Anda, ahora Boyero firma críticas bajo pseudónimo.

Pues no sé qué tipo de cinéfilos llenarían el pase de hoy por la tarde, porque la ovación al finalizar "L'apollonide" fue sonora. Excelente Bonello, como habitúa (me temo que los 15 minutos de gloria se extienden a una década entera para muchos de los que conocen su obra).

Muy bien, García. De aquí a Boyero hay un paso. "Plúmbeo" también es uno de sus adjetivos favoritos. Persevera.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal