Música, curiosidades

31 oct 2011

La negra historia de 'Raska-yú', una canción de difuntos

Tras la pista de Raska-yú

(Ilustraciones originales de Wenceslao Lamas)

En 1943 Bonet de San Pedro cosechó un notable éxito en España con un polémico fox-trot titulado Raska-Yú. Prohibido por la censura del Régimen por supuestas alusiones al Caudillo, su letra abordaba la necrofilia con insólitas dosis de humor negro en una época poco dada a semejantes irreverencias. Una cancioncilla aparentemente banal y de cuestionable buen gusto que resultará entrañablemente familiar a varias generaciones de españolesdesconocedores de su auténtico significado. Porque, a pasar de que se recuerde como un chascarrillo recurrente para el Día de Difuntos, detrás de sus macabros versos se esconde una historia trágica y siniestra.

 

Al indagar sobre el orígen de la pieza surgen las primeras dudas sobre la verdadera autoría de Raska-Yú. Quienes estén al tanto de la dilatada trayectoria profesional de Pedro Bonet Mir, coincidirán en que si por algo destacaba el mallorquín era por su infalible olfato como arreglista. Bien fuera a partir de composiciones propias o ajenas, Bonet combinó en sus canciones los ritmos cercanos al swing con la sensibilidad del bolero. Pero al contrario que Xavier Cugat, lo hizo siempre desde una perspectiva lo suficientemente recatada como para no escandalizar al sector más conservador de su audiencia. Es por esto que resulta contradictorio atribuirle al "Marqués de la Ensaimada" -como se le conocía popularmente- una pretensión provocadora; y más en el terreno de la burla política. Nunca antes el autor de títulos tan populares e inofensivos como Yo le cuento a las estrellasBajo el cielo de PalmaCarita de Ángel o A la pálida luz de la luna había levantado sospechas de disidencia. Sumado a esto la puntada sin hilo de uno de los censores y ya está el despropósito servido. 

Ya con la mosca detrás de la oreja, el curioso hallazgo de un antiguo cortometraje animado de Betty Boop pone sobre la mesa la hipótesis del plagio. Se trata de I'll Be Glad When You're Dead, Rascal You dirigido por Dave Fleischer en 1932, una de las primeras apariciones cinematográficas de Louis Amstrong. Estereotipos racistas aparte, la cinta posee un encanto indudable y ofrece la oportunidad de disfrutar con la rudimentaria mezcla de imagen real y animada en el momento en que el gran Satchmo persigue a dos de los protagonistas (Bimbo y Koko) mientras interpreta el tema titular. 

 

El innegable paralelismo instrumental no es la única prueba que confirma el conocimiento previo de Bonet del original de Amstrong: el propio título, Raska-Yú, se revela como una transcripción fonética del Rascal You al que hacía referencia el genio de Nueva Orleans. Resulta paradójico que sea precisamente Bonet, uno de los fundadores de la SGAE, quien incurra en un delito contra la propiedad intelectual; asi que concedamos el beneficio de la duda: ¿Es una flagrante copia o un velado homenaje? 

Rastreando otros posibles antecedentes apócrifos, los pasos de Raska-Yú llevan a Cuba, patria natal del maestro Alberto Villalón, a quien se atribuye la autoría de Boda Negra. Popularizado por Julio JaramilloAna Gabriel, el Trío Los Condes, Óscar Chávez y Lydia Mendoza entre otros, la letra del viejo bolero guarda un parecido más allá de toda duda razonable con la versión de Bonet.

  

Las pesquisas toman nuevamente un rumbo inesperado al constatarse que el propio Villarón tomó como punto de partida un poema homónimo sobre el que todavía se cierne la controversia. Incluido en una recopilación póstuma del poeta colombiano Julio Flórez, hay quien se remonta a finales del siglo XIX para otorgarle el mérito del mismo al sacerdote venezolano Carlos Borges. Pero si en algo coincididen los estudiosos de la materia, es en la naturaleza supuestamente verídica de los acontecimientos.

Para dar fe de ello, hay que remontarse a los albores del siglo XX en La Habana, en el preciso instante en que Francisco Caamaño de Cárdenas -un joven aspirante a poeta y colaborador ocasional de prensa de la época- sufrió la pérdida de su prometida (Irene Gay, de apenas 18 años) víctima de la tuberculosis. Respetando la última voluntad de la muchacha, es enterrada con su traje de novia y cubierta bajo un manto de flores blancas en el llamado "tramo de los pobres" de la Necrópolis de Colón. Sus restos serían exhumados a los tres años para pasar a engrosar el osario común del camposanto, una práctica común entre las familias más humildes, incapacitadas para sufragar las cuantiosas tarifas funerarias. Francisco intentó en vano recaudar fondos para cubrir las cuotas. En un último y desesperado intento por preservar el descanso eterno de su amada, recurrió a un amigo cirujano para reclamar el esqueleto de Irene, alegando que sería donado para un supuesto estudio anatómico. 

Y celebró sus bodas con la muerta
Sin embargo, cuando Francisco se presentó ante los sepultureros éstos le comunicaron que el permiso del médico no tenía validez ya que, al ser la causa de la muerte una enfermedad infecciosa, los despojos no podían salir del recinto para evitar contagios. Aún así, Francisco consiguió finalmente eludir los obstáculos burocráticos mediante el soborno. Una vez en su casa, decidió poner a buen recaudo los restos de Irene; de ese modo, llegado el momento de su muerte, los dos podrían al fin descansar juntos.

Es en este punto donde la realidad difiere de la ficción: Francisco, lejos de "celebrar sus bodas con la muerta", conservó lo que quedaba de ella con auténtica devoción e infinito respeto. Por desgracia, los rumores de su pasión necrófila comenzaron a circular por la villa. El miedo de sus vecinos a un posible brote tuberculoso y el temor ante las posibles represalias policiales, obligaron al joven a poner tierra de por medio.

El verdadero caso de Rascayú

Para cuando Francisco regresó a La Habana varios años después, el bolero de Villalón ya corría de boca en boca. Al visitar la barbería del barrio, regentada por su amigo Guillermo Muñiz, éste le confesó a Francisco que fue él quien relató los hechos al mismísimo Julio Flórez; y que fue allí mismo, en el propio sillón de la barbería, donde el colombiano escribió de un tirón el poema. 

Al empeñarnos en seguir el hilo, corremos el riesgo de perdernos en la madeja. Tal vez por eso, al final de nuestro recorrido el Raska-Yú de Bonet de San Pedro adquiere las dimensiones de un Pierre Menard posmoderno, prestándose a cuestionar el papel del autor y los límites de la propia obra. Como todo en la vida, es una simple cuestión de perspectiva. Elijan ustedes.

Hay 22 Comentarios

Brillante articulo. Felicidades David Bizarro!!

Excelente noticia!! Thx x la informacion facilitada, y seguir asi ya que es una pagina estupenda y gracias a ella estamos al dia.

pd:Salu2 desde Ofertas ADSL Vodafone.

He encontrado el artículo muy interesante. Enhorabuena!

Vaya, la dichosa canción , que casualidad, yo he entrado buscando relacionado


A Powell: si lees detenidamente el artículo, observarás que yo mismo pongo en duda las supuestas alusiones antifranquistas de la letra de Bonet y apunto cabía el exceso de celo de los propios censores como principal responsable de la prohibición de su difusión, como tú bien dices, principalmente radiofónica.


Sobre el espinoso tema del plagio, decirte que mi intención con el artículo no es enmendarle la plana a nadie. Sin embargo, existen razones más que fundadas para afirmar que Bonet fusiló los originales citados en el texto; no sé si con conocimiento de causa. ¿Realmente no encuentras parecido entre la letra de “Raska-Yú” y “Boda Negra”? Porque a mi parecer se trata de una apropiación literal, al menos de los primeros versos. En cuanto a lo que preguntas sobre si existe alguna demanda de plagio contra Bonet, parece que en su momento así fue; pero que o bien no prosperó o se llegó a un acuerdo económico entre las dos partes. Al no recabar más información fiable al respecto, decidí omitirlo del artículo.


Espero que con esto queden resueltas tus dudas.


Un saludo.

Como decía Jack, el Destripador, “vayamos por partes”.


A Francisco Úbeda decirle que existen múltiples versiones de la misma historia. Con el tiempo, realidad y ficción se han ido confundiendo hasta pasar a formar parte del folclore isleño. Pudiera ser que el doctor alemán de la versión que conoces sea un trasunto del amigo cirujano que le consiguió a Francisco el permiso para exhumar los restos de Irene.


Según la información que he recopilado para el artículo, existen numerosas referencias históricas de la existencia de Francisco Caamaño de Cárdenas. Fue colaborador de la revista Alma Joven (que vio la luz en Manzanillo entre 1908 y 1910) y parece que no publicó libro alguno. Escribió, eso sí, en La Noche, Mundial y Orto y dirigió el periódico La Liga Nacional. Así mismo, León Primelles lo menciona varias veces en su “Crónica cubana” y su nombre aparece citado en el Directorio Profesional de Periodistas de Cuba (1957).

Yo era muy niño cuando la cantaba Bonet de San Pedro pero aún me acuerdo de la letra que mi hermano mayor compró un cancionero de la época y me la aprendí de memoria.

Mi abuela decía que la canción era poco respetuosa con los difuntos y eso fue probablemente lo que hizo que el régimen franquista la prohibiese o al menos evitase su propagación. No olvidemos el nacionalcatolicismo d ela época y los obispos recibiendo al caudillo bajo palio y dentro del templo dedicándole grandes elogios. Recordemos lo de "cruzada" y lo de "Caudillo de España por la gracia de Dios".

Ahi va la version de Fangoria!

Recuerdo haber escuchado mucho la canción en los 40 principales, hace muchos años, con motivo de la salida al mercado de "Canciones para después de un guerra" cuyo origen es la propia película que, acabo de buscar, no fue estrenada hasta 1976 pero fue filmada, y supongo que censurada, en 1971. Recuerdos vienen a la mente y el artículo muy bueno que merece la pena leer por su anecdotario tan suculento. En esta época enterarse que uno de los padres de la SGAE tiene más que indicios sospechosos de haber plagiado letra y realizado arreglos de la música, "suena", cuando menos, gracioso.

De hecho, tengo la impresión de el primero en grabar el tema y hacerlo realmente popular fue Cab Calloway.

La canción 'I'll be glad when you dead you, rascal you' es un tema de Sam Theard que grabaron en 1931 Louis Armstrong por un lado y Cab Calloway que tiene otra versión estupenda. Debió ser un éxito en 1931 porque ese mismo año fue grabado por multitud de artistas y no es de extrañar que, debido a su éxito, Hollywood lo adaptara. Se trata de una letra bufa sobre lo que hará el cantante con el 'rascal' o granuja cuando consiga matarlo. Las dos canciones hablan de un modo distinto de la muerte de un tercero.

Hola.
El corto de Betty Boop es una especie de videoclip de los años treinta para un gran éxito de 1931 de Armstrong que aparece en algunos de sus recopilatorios e, incluso, en la banda sonora de "dos viejos gruñones". La letra viene a decir que se alegrará de que se muera el truán que se ha fugado con su mujer.

Curioso, yo también llevaba todo el día tarareando la canción. Bueno, de curioso no tiene nada porque es noche de difuntos. En cualquier caso. Si el autor cree o tiene indicios de que la canción habla de Franco que diga en qué se basan porque yo jamás los he encontrado. Lo cual me lleva a pensar que, si fue censurado (quizás sólo en radio porque existen bastantes ediciones de este tema durante el franquismo), igual lo fue por considerarse de -como tú dices- mal gusto. Segundo, ya que la investigación es tan profunda como dicen por aquí: ¿Quién acusa de plagio? ¿Existe alguna demanda? ¿O es que igual nos hemos liado con el 'teléfono estropeado' y es posible que Bonet San Pedro se hubiera inspirado, sin más en lod e Rascal You para Raskayú. Yo es que no le encuentro un "innegable" parecido. En serio. Qué mala es la sugestión.

En las mismas fechas y durante una proyección en un cine de la Gran Via al aparecer Franco en el No-Do, alguien empezo a cantar "Se va el caimán" cosa que en el acto secundaron algunos espectadores. Todo esto me lo contò un amigo de la juventud junto con las tortas que repartió la policia. Para mì no deja de ser otra historia de aquella época junto con la prohibición de esta otra canción.

Lo que es brutal son los coros femeninos. Y de éstos ni una palabra en este gran artículo de investigación.

Muy divertido el artículo y estupendas las ilustraciones, el video de Betty Boop y Louis Amstrong es un hallazgo, felicidades David y Wenceslao

La cancion aparece tambien en Pennies from heaven BBC DVD 1978

Cuando era pequeño mi abuela nos cantaba boda negra en las noches que la eléctrica fallaba (esas noches de tormenta de los 80).
Hace un tiempo investigue todo esto y la información que yo encontré fue sobre un medico alemán que se había enamorado de una paciente con tuberculosis. Todo esto en Cuba, si. No recuerdo el nombre del medico pero recuerdo haber visto una entrada en Wikipedia.
Por si a alguien le apetece pasar un rato de investigación.

Gran artículo.
Llevaba todo el día con la canción en la cabeza y, misteriosa y mortalmente, me encuentro este reportaje sobre esta tan pegadiza canción.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Buscar

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Las listas de 2011

Un panel de más de 20 expertos selecciona la música más destacada del año.

Cómo se hizo »

Canciones Internacionales 2011

Canciones Nacionales 2011

Discos Internacionales 2011

Discos Nacionales 2011

Número 1

Descarga

Momento nostalgia. Aquí está nuestro primer número en papel: publicado en octubre de 1993 Descargar PDF (28Mb)

Ver todos los números »

Concursos

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal